viernes, 4 de mayo de 2018

DIA INTERNACIONAL DE LA FIBROMIALGIA EN MURCIA Y CARTAGENA

PROGRAMA DE ACTIVIDADES

Viernes 11 de mayo lectura del XV manifiesto en la puerta de la Asamblea Regional en Cartagena.



Lunes 14 de mayo Mesa Redonda en Aula Cultural de la CAM,  frente a los soportales de la catedral de Murcia

 Martes15 de mayo Mesa Redonda en Sala Ámbito Cultural de El Corte Ingles de la Gran Vía en Murcia.



¡TE ESPERAMOS!

lunes, 19 de febrero de 2018

ESTRÉS OXIDATIVO Y FIBROMIALGIA

¿Todavía no has tenido la oportunidad de asistir a una conferencia del doctor Hidalgo?
Este es el momento de no perderte la charla sobre fibromialgia y otras enfermedades asociadas  estrés oxidativo de las células.
Para entender qué  significa estrés oxidativo tenemos que saber lo que son las mitocondrias.
Cada una de nuestras células tienen miles de pequeñas centrales energéticas  llamadas mitocondrias. Son pequeños órganos a los que llegan los nutrientes (azúcares, grasas y aminoácidos) para ser “quemados” en presencia de oxígeno y desde allí producir la energía que es necesaria para realizar cualquier función del organismo. Es decir, son como "pequeñas calderas" donde se quema el combustible de donde sale la energía que necesitamos para vivir.
En el proceso normal de producción de energía dentro de estas "calderas" o mitocondrias, pueden saltar algunas chispas, llegando a dañar la pared que las recubre y protege, generando los llamados radicales libres, que son compuestos químicos capaces de generar daños importantes en la célula,  destruyendo su estructura o alterando su función y  generar procesos inflamatorios o degenerativos en el tejido afectado. Para que esto no suceda las mitocondrias cuentan con los antioxidantes que apagan rápidamente estas chispas y evitan el daño.

Los antioxidantes  nos ayudan a prevenir alteraciones en nuestro organismo, principalmente las relacionadas con el envejecimiento. Su función es detener las reacciones en cadena producidas durante la oxidación y la generación de radicales libres, oxidándose ellos mismos y así evitando que las moléculas de alrededor se oxiden.
Algunos antioxidantes protegen la parte interna de la célula, como son: la vitamina C, el ácido lipoico, el glutatión y la superóxido dismutasa. Otros,  protegen a las grasas de nuestro organismo para que no se oxiden,son: los carotenoides (carotenos, licopeno), los relacionados con la vitamina E (tocoferol), los polifenoles (resveratrol, flavonoides) y además la conocida como coenzima Q 10... 
Existen otros importantes antioxidantes como el selenio, el cobre, el zinc, el manganeso, etc. que, en realidad, por sí mismos no tienen dicha capacidad, pero si no están presentes, algunas de las potentes enzimas o reacciones antioxidantes, no funcionan.
Si el organismo no tiene suficientes antioxidantes, ya sea porque consumimos poco o porque los agotamos rápidamente, aparece el estrés oxidativo, que daña primero a las mitocondrias, lo que hace que tengamos menos energía para funcionar. 
La poca energía que queda el organismo la invierte en tratar de reparar el daño, con lo que pierde su capacidad de respuesta y no puede tener un adecuado metabolismo. Es un circulo vicioso que daña la célula, luego los tejidos y por último las funciones del organismo pues van oxidando cada parte de nuestro cuerpo.
Los principales síntomas de un organismo oxidado tienen que ver con el envejecimiento. La piel pierde tersura y flexibilidad, aparecen arrugas marcadas, manchas y ojeras. A nivel interno aparecen síntomas cardio-vasculares con aumento de la tensión arterial, insuficiencia del corazón, disminución de la resistencia al ejercicio y debilidad muscular. Se pueden presentar síntomas cerebrales con tendencia a la inestabilidad y alteraciones de la memoria y a nivel osteo-articular síntomas de rigidez, dolores e inflamaciones, etc.
En el ser humano, el estrés oxidativo está presente en los mecanismos de más de cien enfermedades de gran importancia clínica y social, como la aterosclerosis, la enfermedad de Parkinson, fibromialgia, síndrome de fatiga crónica o encefalopatía miálgica, sensibilidad química múltiple, periodontitis, varicocele, la enfermedad de Alzheimer... 
La ozonoterapia puede significar un ayuda complementaria en el tratamiento de estas enfermedades.

martes, 2 de enero de 2018

ESTUDIO INVESTIGACIÓN DE FISIOTERAPIA Y MINDFULNESS



Desde la Universidad de Murcia se está realizando una investigación sobre cómo mejorar el tratamiento de las personas con fibromialgia. 

La mejoría puede ser posible gracias a la fisioterapia y a la concienciación personal o mindfulness.

Para ello, en colaboración con Fibrofamur, se van a realizar dos sesiones  colectivas  de ejercicio físico suave y concienciación corporal dos veces a la semana durante un mes y medio, además del tratamiento individual de fisioterapia.

Antes y después de este tratamiento se realizará una breve evaluación individualizada mediante un test y una termografía para comprobar el estado físico y emocional de las personas que participen en el estudio.

Es imprescindible tener el diagnóstico médico que acredite que se padece fibromialgia.

Las personas interesadas en participar pueden ponerse en contacto con fibrofamur a través del teléfono de la asociación.

sábado, 28 de octubre de 2017

ESTUDIO CLÍNICO SOBRE OZONOTERAPIA EN FIBROMIALGIA


Buscamos personas afectadas de fibromialgia que estén interesadas en participar en el próximo estudio clínico que llevará a cabo el equipo de investigación dirigido por el doctor don Francisco Javier Hidalgo Tallón, médico experto en el tratamiento de la fibromialgia, director de Clinalgia y de la Cátedra de Ozono y Dolor Crónico de la Universidad Católica San Antonio de Murcia.

La primera cita para cumplimentación de cuestionarios sobre fibromialgia tendrá lugar el próximo 7 de noviembre y tras la evaluación se iniciará el tratamiento, totalmente gratuito para las personas participantes, que consistirá en la administración de tres sesiones a la semana de ozono vía rectal durante 12 semanas.

Para más información pueden ponerse en contacto con Fibrofamur.

jueves, 8 de junio de 2017

ESTRATEGIA EN EL TRATAMIENTO MULTIDISCIPLINAR DE LA FIBROMIALGIA


FRANCISCO JAVIER HIDALGO TALLÓN

Instituto de Neurociencias. Universidad de Granada. 
Cátedra de ozonoterapia y dolor crónico de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (UCAM) 
Grupo de Investigación en cefaleas, fibromialgia y psicótropos de la Junta de Andalucía (CTS 502) y director médico de Clinalgia (Unidades de Dolor. Murcia, Granada)


Se define como sensibilización central al procesamiento anormal de los impulsos somatosensoriales en el sistema nervioso central. En esta situación los estímulos dolorosos se amplifican (hiperalgesia) o bien se perciben como dolorosos estímulos que normalmente no producen dolor (alodinia). (Iannetti GD et al, 2005) 

Subyace un fenómeno de hiperexcitabilidad neuronal que además de afectar a las vías nerviosas del dolor puede implicar a otras redes neuronales, justificando respuestas alteradas, ya no solamente desde el punto de vista del dolor, sino también en el plano emocional o de la regulación de otras funciones, como podrían ser el sueño, la vascularidad, la respuesta al estrés, la dinámica del sistema inmune o la función visceral. 

Se consideran síndromes de sensibilización central los de colon irritable, vejiga irritable, piernas inquietas, fatiga crónica, hipersensibilidad química múltiple, síndrome de la guerra del Golfo, trastorno de estrés postraumático, etc. Todos suelen cursar con dolor más o menos generalizado que se acompaña de una constelación de síntomas particulares, según las zonas más afectadas y la idiosincrasia de cada individuo 

La fibromialgia también es un síndrome de sensibilización central. 

Hoy sabemos que en esta situación, los síndromes dolorosos locales afectan negativamente al dolor generalizado, amplificándolo, y que un estado de dolor generalizado aumentará a su vez la percepción dolorosa de cualquier estímulo periférico (bajo umbral del dolor). 

La fibromialgia es una enfermedad que cursa con dolor crónico generalizado al que se añaden otras condiciones clínicas como son la rigidez muscular, los trastornos del sueño, la fatiga crónica, la ansiedad, la depresión, o las deficiencias de tipo neurocognitivo y autoinmune. 

La etiopatogenia de la fibromialgia es compleja. Sobre una base genética, determinados factores desencadenantes darían lugar a una variedad de respuestas orgánicas responsables de la clínica tan diversa que experimentan los pacientes. Desde el punto de vista del dolor, se han descrito alteraciones de la dinámica neuronal, con fenómenos de excitación central y periférica que se potencian entre sí, desembocando en un estado de hiperalgesia extendida. (Bradley LA, 2008; Stisi S et al 2008) 

El paciente con fibromialgia, con su dolor generalizado mantenido por la hiperalgesia, suele presentar áreas concretas de dolor periférico, que a su vez amplificará el dolor generalizado. Se establece así un "bucle doloroso" que empeora el pronóstico general del cuadro. 


CONSIDERACIONES TERAPEUTICAS. 

Los síndromes dolorosos de sensibilización central cursan con una sintomatología diversa, propia de la etiopatogenia de estos procesos. A esto se añaden las particularidades de cada paciente, lo que obliga a tratamientos interdisciplinares, adaptados para cada enfermo. (Goldenberg DL, 2008; Häuser W et al, 2009) 

En el tratamiento general de la fibromialgia, será necesario que el terapeuta evalúe el estado general del paciente y considere los síndromes dolorosos periféricos más importantes en cada caso (Síndromes miofasciales, dolores artrósicos, dolores neuropáticos priféricos…). También será imprescindible tratar las patologías no dolorosas asociadas como pueden ser el insomnio, la ansiedad, la depresión, el colon irritable y la fatiga crónica. 

Aunque se admite que los tratamientos farmacológicos por sí solos no son eficaces en el tratamiento de la fibromialgia, sí es importante un tratamiento farmacológico de base, normalmente asociando varios fármacos, ya que las asociaciones suelen ser más efectivas que la monoterapia. La etiopatogenia tan diversa avala la politerapia, (Calandre EP et al, 2012) pues al no haber ningún medicamento que por sí solo haya demostrado una efectividad robusta se ha de considerar la actuación sobre diferentes mecanismos, que serían complementarios entre sí. (Bennet RM et al, 2005) Además, la gran sensibilidad de estos pacientes sugiere que las combinaciones terapéuticas mejorarían la tolerabilidad y optimizarían la eficacia. (Han C et al, 2011) 

Los medicamentos de primera línea, con mayor eficacia contrastada son la amitriptilina (antidepresivo tricíclico), la pregabalina (antiepiléptico que actúa sobre los canales del calcio), la duloxetina y el milnacipran (inhibidores de la recaptación de serotonina y noradrenalina). Además, hay ensayos positivos con otros medicamentos, como la paroxetina, la fluoxetina, la venlafaxina, la gabapentina, la ciclobenzaprina o la naltrexona. Está claro que los opiáceos no son efectivos, (Ngian GS et al, 2011; Sommer C et al, 2012; Callejas-Rubio JL 2003) a excepción de la combinación tramadol/paracetamol. (Bennett RM et al, 2003) Los antiinflamatorios en general y el paracetamol sólo serán útiles como tratamiento de rescate. 

Otros aspectos importantes son la psicoterapia y la educación de los pacientes, ya que si éstos conocen parte de los mecanismos que justifican su sintomatología disminuyen los niveles de ansiedad y victimismo, lo que mejora la calidad de vida. (Van Oosterwijck J et al, 2013; Van-Koulil S et al, 2010) 

También han demostrado ser eficaces el ejercicio y las terapias físicas, cuyos efectos parecen ser más duraderos que la terapia educacional o psicológica. (Adams N and Sim J. 1998; Sánchez Guerrero E et al, 2000; Häuser W et al, 2009) 

Al ser una enfermedad sin curación definitiva y con síntomas diversos, es normal que se hayan ensayado multitud de tratamientos. La lista es extensa, y podemos enumerar las siguientes técnicas: Acupuntura, TENS, ozonoterapia, masoterapia, crioterapia, termoterapia, hidroterapia, electroterapia, laserterapia, hipnoterapia, hipoterapia y bio feed-back. (Sánchez-Guerrero E et al, 2000) En una revisión sobre el uso de terapias alternativas en fibromialgia se vio que un 91% de los pacientes había recurrido a las terapias complementarias. (Pioro-Boisset M et al, 1996) 


En todo caso, hay que insistir en que los tratamientos han de ser interdisciplinarios, actuando simultáneamente sobre los componentes central y periférico del dolor. (Sessle BJ, 2000) 

 VÍDEO DE LA PONENCIA  MESA REDONDA 12 DE MAYO 2017




REFERENCIAS. 

· Adams N and Sim J. An overview of fibromyalgia síndrome. Mechanisms, differential diagnosis and treatment approaches. Physiotherapy 1998; 53: 1270-1281. 

· Bennett RM, Kamin M, Karim R, Rosenthal N. tramadol and acetaminophen combination tablets in the treatment of fibromialgia pain: a double blind, randomized, placebo-controlled study. The American Journal of Medicine 2003; 114: 537-545. 

· Bennet RM, Schein J, Kosinski MR, hewitt DJ, Jordan DM, rosenthal NR. Impact of fibromialgia patients on Elath-related quality of life befote and alter treatment with Tramadol/acetaminophen. Arthritis and rheumatism (Arthritis Care and Research) 2005; 53:519-572. 

· Bradley LA. Pathophysiologic mechanisms in fibromyalgia and its related disorders. J Clin Psychiatry 2008; 69(supl.2):6-13. 

· Calandre EP, Rico-Villademoros F, Rodríguez-López CM. Monotherapy or combination therapy for fibromyalgia treatment? Curr Rheumatol Rep 2012; 14:568-575. 

· Callejas-Rubio JL, Fernández-Moyano A, Navarro-Hidalgo D, Palmero-Palmero C. Fentanilo transdérmico en el tratamiento de la fibromialgia. Med Clin (Barc) 2003; 120: 357-9. 

· Goldenberg DL. Multidisciplinary modalities in the treatment of fibromyalgia. J Clin Psychiatry 2008; 69 Suppl 2:30-34. 

· Han C, Lee SJ, Lee SY, Seo HJ, Wang SM, Park MH, Patkar AA, Koh J, Masand PS, Pae CU. Avalaible Therapies and current Management of fibromialgia: Focusing on pharmacological agents. Drugs of today 2011; 17: 539-557. 

· Häuser W, Bernardy K, Arnold B, Offenbächer M and Schiltenwolf M. Efficacy of multicomponent treatment in fibromayalgia syndrome: A meta-analysis of randomized controlled trials. Arthr and Rheum (Arthr Care and Res) 2009; 61: 216-224. 

· Iannetti GD, Zambreanu L, Wise RG, Buchanan TJ, Huggins JP, Smart TS, Vennart W, Tracey I.Pharmacological modulation of pain-related brain activity during normal and central sensitizationstates in humans. Proc Natl Acad Sci U S A 2005; 102:18195-18200. 

· Ngian GS, Gymer EK, Littlejohn GO. The use of opioids in fibromialgia. Int Journal Rheum Dis 2011; 14: 6-11. 

· Pioro-Boisset M, Esdaile JM, Fitzcharles MA. Alternative medicine use in fibromyalgia syndrome. Artritis Care Res 1996; 9:13-17. 

· Sánchez Guerrero E, Díaz Mohedo E, Pineda Galán C, Moreno Morales N, Guillén Romero F, Labajos Manzanares MT. Niveles de acción de las técnicas de tratamiento fisioterápico en las afecciones psicosomáticas. Fisioterapia 2000; 22: 143-151. 

· Sessle BJ. Acute and chronic craniofacial pain: brainstem mechanisms of nociceptive transmission and neuroplasticity, and their clinical correlates. Crit Rev Oral Biol Med 2000; 11:57-91. 

· Sommer C, Häuser W, Alten R, Petzke F, Späth M, Tölle T, Úçeyler N, Winkelmann A, Winter E, Bär KJ. Drug therapy of fibromyalgia syndrome, systematic review, meta-analysis and guideline. Schmerz 2012; 26: 297-310. 


· Van-Koulil S, Van-Lankveld W, FW Kraaimaat, Van-Helmond T, A Vedder, Van-Hoorn H, Donders R, De Jong AJL, Haverman JF, Korff KJ, Van-Riel PLCM, Cats HA, Evers AWM. Tailored cognitive–behavioral therapy and exercise training for high-risk patients with fibromyalgia. Arthritis Care Res 2010; 62:1377–1385. 

· Van Oosterwijck J, Meeus M, Paul L, De Schryver M, Pascal A, Lambrecht L, Nijs J.Pain Physiology Education Improves Health Status and Endogenous Pain Inhibition in Fibromyalgia: A Double-Blind Randomized Controlled Trial. Clin J Pain 2013; 29:873-882.

lunes, 5 de junio de 2017

APORTACIONES DE LA REHABILITACIÓN EN EL TRATAMIENTO DE LA FIBROMIALGIA

 DOCTOR JUAN ANTONIO OLMO-FERNÁNDEZ DELGADO

Jefe de servicio de Rehabilitación del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca de Murcia Presidente de la SORHEMUR (Sociedad Murciana de Rehabilitación)

El papel de la rehabilitación ha empezado a reconocerse como trascendente en el tratamiento de la fibromialgia, a partir de que la evidencia científica le han dado al ejercicios físico un papel fundamental en la mejoría de los síntomas y la calidad de vida, objetivada por la escalas especificas como la FIQ (Fibromyalgia Impact Questionnarie).

El ejercicio físico tiene actualmente, un grado de recomendación A (la más alta que manejan las guías clínicas)

BENEFICIOS DEL EJERCICIO EN FIBROMIALGIA

  • Disminuye la percepción del dolor
  • Aumenta la fuerza muscular y capacidad aeróbica
  • Mejora la calidad del sueño
  • Repercute positivamente en el estado psiciológico
  • Incrementa la función física global 
  • Mejora la calidad de vida

El problema fundamental para poder realizar esta parte del tratamiento es la dosificación; a ningún médico se le ocurre decir al paciente: tome analgésicos; sino que hace una prescripción con el nombre del fármaco , número de tomas al dia, etc; pero ante el ejercicio se suele hacer una recomendación genérica ¡ haga usted ejercicio!, que muchas veces aporta poco al paciente, muy especialmente a los fibromialgicos donde la tolerancia al ejercicio está muy afectada.

Por esta necesidad de dosificación y complejidad, es aconsejable que con un médico especialista en rehabilitación, con formación en Fibromialgia, participe en el tratamiento de esta patología.

Pero para que el paciente pueda hacer un ejercicio terapéutico, será necesario controlar la intensidad de los síntomas, por lo que será necesario sumar otros tratamientos, dentro de la consideración de un tratamiento integral y multidisciplinario. 

Ante la complejidad sintomática y terapéutica de la Fibromialgia hay una clasificación que puede ser orientativa para el médico:
Hay parámetros analíticos que se deben controlar para mejorar la eficacia del ejercicio y aunque cualquier alteración iónica y enfermedad metabólica pueden ser relevante lo más habitual será: 

-Corregir la anemia, hipoalbuminemia y muy especialmente los déficits de vitamina D. 

Los músculos tienen importantes receptores para esta vitamina, su deficiencia (muy frecuente en nuestra sociedad) influye en la fuerza muscular y aumenta el nivel del dolor y el riesgo de caídas.

En cuanto a la estructura del programa de ejercicios, deben contar con estiramientos, reentrenamiento aeróbico y potenciación muscular.

La modalidad será elegida según preferencias del paciente: andar, cicloergómetro, natación… para los la potenciación muscular puede utilizar mancuernas o bandas elásticas.

La dosificación se debe adecuar a la gravedad de los síntomas que en esos momentos sufre el paciente, existiendo unos protocolos que se pueden utilizar de referencia.
Conforme vayan mejorando los síntomas, el paciente irá aumentando la carga física.

Si se decide realizar hidrocinesiterapia (ejercicios en el agua), tampoco será aceptable la indicación: “haga natación”. Los programas que resultan ser útiles son los dirigidos por un fisioterapeuta o monitor con experiencia, obteniendo mejor resultados cuando se realizan en grupos terapéuticos.. 

Hay protocolos que unen la hidrocinesiterapia con ejercicios fuera del agua. No existen estudios comparativos que demuestren mejores resultados entre las distintas modalidades, si bien algunos pacientes toleran mejor el ejercicios en agua caliente (35-37 grados) .

Antes de iniciar el ejercicio terapéutico el paciente debe ser informado y aconsejado en los siguientes puntos :

• Hacer el ejercicio al menos tres horas antes de acostarse y 3 después de la comida.

• Realizar evaluaciones periódicas por parte de su médico personal sanitario que controle el programa a las 4-8-12 semanas (mejora la adherencia y servirá para ajustar la dosis).

• Advertir que los beneficios pueden tardar varias semanas en obtenerse.

• La mejoría desaparece si se abandona el tratamiento.

• Puede haber un incremento pasajero del dolor en las primeras sesiones.

En cuanto a otro procedimiento físico que pueden ser útiles en el tratamiento de los síntomas fibromialgicos tenemos la magnetoterapia.

La terapia por campos magnéticos, que se inicio en épocas prehistóricas con la utilización de amuletos de magnetita, actualmente se basa en el magnetismos que provoca una corriente eléctrica al atravesar una bovina.

Los campos magnéticos tienen unas acciones y efectos biológicos muy bien documentados:

EFECTOS BIOLÓGICOS DE LA MAGNETOTERAPIA

  • Aumento de la permeabilidad de la membrana: estímulo de la bomba Na/K
  • Incremento de la síntesis de AMpc y del DNA celular: aumento de la capacidad regenerativa
  • Síntesis de las prostaglandinas. efecto antiinflamatorio
  • Vascular: vasodilatación (hipotensión)
  • Efecto piezoeléctrico sobre el hueso: regulación y crecimiento de la masa ósea
  • Efecto sobre potencial de membrana: efectos analgésicos y relajación muscular
  • Síntesis de endorfinas: analgesia y relajación

El efecto sobre el potencial de membrana retrasando la conducción nerviosa y la síntesis de endorfinas es lo que la hace recomendable para esta patología.

Además que la forma de aplicación es general, pudiendo actuar el campo magnético de forma global en todo el cuerpo, lo que la hace eficiente en pacientes, que como los fibromialgicos, tienen dolores generalizados.

El grado de recomendación es C, por lo que se debe utilizar como técnica coadyuvante para disminuir los síntomas y el paciente haga ejercicio.

Un nuevo tratamiento que tiene conexiones con la medicina físicas es la electroestimualcion trascraneal.

En la patogenia de la Fibromialgia interviene una alteración de la neuro modulación del dolor, estando implicados por tanto, los núcleos cerebrales que intervienen en la conducción y gestión de los impulsos dolorosos .

La electroestimulación trascraneal consigue activar o inhibir  áreas y núcleos cerebrales, pudiendo modificar la percepción del dolor. Actualmente existen dos sistemas: estimulación eléctrica o magnética. 

Según publicaciones recientes el grado de recomendación es B


Como conclusión, los tratamientos de medicina física y rehabilitación son útiles en el control de los síntomas, muy especialmente el ejercicio, por tanto deben formar parte del tratamiento integral y multidisciplinario de la Fibromialgia.

VÍDEO DE LA PONENCIA MESA REDONDA 12 MAYO 2017






miércoles, 26 de abril de 2017

12 DE MAYO DÍA INTERNACIONAL DE LA FIBROMIALGIA

En 1993 se designó el 12 de mayo como el día Día Internacional de la Concienciación de las Enfermedades Neurológicas e Inmunológicas Crónicas, en conmemoración del nacimiento de Florence Nightingale, la enfermera inglesa que inspiró la fundación de la Cruz Roja. 

Nightingale, conocida también como la dama de la lámpara, contrajo una enfermedad paralizante en torno a los 35 años y pasó los últimos 50 años de su vida postrada en una cama, pero esto no le impidió fundar la primera escuela de enfermería del mundo. Un claro ejemplo de sacrificio y superación.

Desde ese año, se celebra el día Mundial de la Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica, fecha señalada con la intención de subrayar las serias dificultades por las que pasan miles de enfermos en el mundo.

Este año, Fibrofamur, en colaboración con la Real Academia de Medicina, ha preparado una mesa redonda sobre Fibromialgia que tendrá lugar en el aula de cultura de Cajamurcia de Gran Vía a las 7 de la tarde. 

Agradecemos su asistencia y colaboración al difundir la información sobre esta actividad.